La jornada impresionista del Open Day 2012

 Auguste Renoir solía decir que el impresionismo había nacido por la falta de color negro en una mañana de inspiración de algún pintor. En su paleta aparecía, en sustitución, tonos oscuros que se entremezclaban  con pinceladas maestras de luz.

En nuestro Open Day no eliminamos el negro, pero la jornada se sucedió como salida de un cuadro impresionista.  A través de los grandes ventanales, la luz invitaba al regocijo visual con los estampados de Ailanto. Mientras tanto, los grandes chaquetones burdeos o los estampados verdes de Miriam Ocáriz jugaban frente a la escalera multicolor de Nihil Obstat.

Las colecciones de otoño/invierno 2012 presentadas por estas firmas se distribuyeron a lo largo de todo el showroom en una ruta iniciada por el espacio reservado de Ailanto. Para las estaciones más frías, los diseñadores vascos se han decantado por la gama de los azules en creaciones de inspiración oriental. Sedas salvajes, delicadas superposiciones y estampados chinoise evocan el esplendor de las dinastías imperiales.

La siguiente visita llevaba hasta las perchas de Miriam Ocáriz. Aunque el protagonista de la marca fue el precioso vestido burdeos que llevó a Leonor Watling a ser elegida como una de las mejores vestidas en la noche de los Goya 2012, estilistas y redactores coincidieron en destacar los abrigos de paño verde otoñal y los vestidos largos cuyos estampados son la seña de identidad de la diseñadora. Si este año Ailanto viaja a China, Miram Ocáriz nos traslada hasta las islas británicas con sus estampados de gales y materiales gruesos como el punto.

Por su parte, la prenda estrella del día dentro del espacio de los Nihil Obstat fue una curiosa pieza en verde esmeralda que hace las veces de chaquetilla y chal. Junto a ella, un vestido negro largo con cinturón también fue motivo de alabanza. La colección destaca por su eclecticismo: materiales burdos como el paño se contraponen a otros delicados como el tul en abrigos rectos y vestidos de forma abullonada.

Los altos en el camino también permitían el deleite gracias a las vitrinas que Bárcena había instalado en el showroom expresamente para la ocasión. Joyas doradas de los años 50 se entremezclaban con pequeños tesoros de diferentes épocas como Art Nouveau o Art Decó. Ejerciendo de guía, Ernesto Bárcena, el propietario de la firma, ahí se encontraba para todo aquel interesado en saber un poco más sobre aquellas pequeñas maravillas.

La novedad de este Open Day ha venido de la mano de la marca de bisutería Achilipú. Dispuesta en un tocador utilizado a modo de expositor, su colección, formada por collares y pulseras de cuentas en diferentes materiales como coral o complementos en latón con formas de cisnes y animales, captó la atención de aquellos que no conocían la firma, que, en conjunto, disfrutó de una jornada dedicada por entero a la moda.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s