Recomendación de la semana: La Parcelita

Arrancamos la semana con una sugerencia culinaria que deleita la vista y el gusto. Situado en la calle Calle de Fernández de la Hoz, 33 (Madrid), podemos encontrar La Parcelita, un espacio con un ambiente muy vanguardista que se convierte en el sitio idóneo para nuestro tiempo libre: desde tomar unas tostas, a saborear un cóctel al salir del trabajo.

Creado por cinco socios, entre los que se encuentra Gonzalo Miró, dispone de unas mesas que invitan a una íntima cena con pareja o amigos, aunque también cuenta con varios sofás que se convierten en un magnífico escenario para emprender tus relaciones networking.

Entre las especialidades de su menú destacan sus minihamburguesas, y platos más elaborados como el carpaccio de pulpo con manzana granny y polvo de jamón o las croquetas de lomo asado. ¿Lo mejor? Bocados delicatessen a precios mini, la carta ronda los 15-20 euros y el menú del día no excede de los 11 euros.

Ideado para un público muy variado, la Parcelita puede acoger tus comidas de empresa, tu cena con los amigos o tu plan del sábado por la noche con un delicioso gintonic como el de la foto. Tú decides.

Anuncios

Miriam Ocáriz ya tiene su espacio en el corazón de Bruselas

L´Atelier en Ville es de esas tiendas con encanto propio.  Situada en el centro de la capital belga, esta antigua fábrica alberga en su planta baja las creaciones de diseñadores de muebles como Urban Manufacture Shop o Artshop 73.

Subiendo la escalera de hierro, se encuentra en los niveles más altos la boutique Polopolo, un espacio multimarca que recoge firmas españolas como Miriam Ocariz.

Las flores rosas y rojas, las camisetas de lúrex y los paillettes salmón de la colección primavera-verano 2012 de la diseñadora ponen la nota de color a esta boutique tan vanguardista. ¡Los belgas ya pueden disfrutar de un verano español!

Made in Pepa: Sweet naïf

Inspirado por el dulce carrusel que Louis Vuitton presentó en su colección s/s 2012, esta semana os traemos un look de lo más naïf. Los colores pastel se unen en una paleta edulcorada formada por unos shorts en amarillo glasé y una blusa con lazada en rosa palo (ambos de Miriam Ocáriz) que permiten sacar nuestro lado más infantil. Para romper con la tónica dulce e inocente, unos taconazos en negro, rosa y rojo sirven de rompe y rasga, gracias a Miriam Ocáriz

Con B, de Boda y Bárcena

Bárcena es sinónimo de piezas exclusivas. Así, no resulta extraño que muchas mujeres se decanten por la firma de joyería española para marcar la diferencia en una evento especial, desde fiestas a diferentes certámenes o galas.

No obstante, si hay una momento en el que una mujer busca sentirse única, es el día de su boda. La ocasión requiere un vestido que realce la elegancia de su cuerpo, haciéndola irradiar una luz propia. En consonancia, las joyas también tienen que contribuir a ese brillo, por lo que Bárcena supone la elección perfecta.

Tanto la presentadora Raquel Sánchez Silva como Astrid Klisans, la ya mujer del cantante Carlos Baute, bien lo saben, y han optado, en dos ceremonias completamente diferentes, por esta firma para poner esa nota de luz a sus días tan señalados:

Los parajes naturales de Sicilia fueron el escenario bucólico escogido por Silva para dar el “sí quiero” a Mario Viondo. La presentadora, vestida por su amigo el diseñador Ion Fiz, escogió unos discretos pendientes de Bárcena de la segunda mitad del s. XIX  que armonizaban con su rostro.

Por su parte, la clásica boda de Astrid Klisans se desarrolló en un ambiente mucho más tradicional. Con la iglesia de El Escorial como fondo, acompañó su vestido de Pronovias con pendientes de los años 50. También utilizó dos prendidos del s. XIX con los que recogió su pelo en un moño tranzado, todo de Bárcena.

Detalle de primer plano de Astrid, ya desposada con Baute, en el que se pueden apreciar mejor los prendidos en forma de bouquet floral que utilizó para su recogido.

Made in Pepa: Lunes con estela

Iniciamos la semana con la victoria de la selección española en la Eurocopa 2012. Si están dejando tras de sí un rastro de victorias, triunfos y alegrías, nosotros no vamos a ser menos.

Aprovechando la tendencia tan en boga del tail hem, es decir, aquellas prendas con un desfilado de la parte frontal más corta a la parte trasera más larga, bien podemos emular a los jugadores de Del Bosque: ¿cómo? Con este vestido “con estela”  en color blanco, firmado por Nihil Obstat.

Para romper el minimalismo de un color tan puro, y aprovechando que el verano es sinónimo de colores vivos y alegres, podemos utilizar tonalidades más llamativas en los complementos. Unas sandalias en lila, como éstas también de Nihil Obstat, conjugan a la perfección con accesorios  de diario en latón y cuentas de coral firmados por Achilipú. Una buena forma de arrancar un lunes con energía.