Las calles y sus nombres

No solo son los edificios, ni las tiendas, ni los mercados, también están sus nombres, los de las calles que recorremos a diario. Si los uniésemos, si hiciéramos con ellos una frase, seguramente tendríamos el inicio de una novela decimonónica, la historia de un amor contrariado. Relatores, Libertad, Mira el Sol,  Válgame Dios, ¡cómo no fijarse!. Definen la historia de nuestra ciudad,  nos hacen creer en lo milagros.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s